El Conde de Saint Germain. Masoneria




Comprobamos, que el Conde Saint Germain es la personificación directa de salomón, un oscuro personaje que en el siglo XVII aparece como célebre iluminado, quien embaucó durante algunos años el público de París y muy especialmente a las sociedades masónicas... Se proclamaba poseedor de los secretos más recónditos y sublimes de la naturaleza: la piedra filosofal, el elixir de la inmortalidad, el pasado y el porvenir, todo pertenecía a su dominio... Según él, contaba más de cuatro mil años de edad, había conocido a Moisés y era natural que lo conociera, pues fue su lugarteniente cuando hablaba con él en el Monte Sinaí, como Jehová; y con Nabucodonosor, dijo, había departido amigablemente. Saint Germain se decía poseedor también de la verdadera ciencia masónica, (a los 14 años se destacó en el movimiento masónico italiano) encontró fácil acceso en las Logias y en la Masonería, ancho y lucrativo campo para ejercer su industria, vendiendo a los masones su famoso elixir de la juventud y de la inmortalidad. Mas por la muerte de algunos que habían hecho uso del "maravilloso licor", fue perseguido, por esto huyó de Francia...

Manual de los Maestros Hechiceros PINCHA AQUÍ

En una cena, la marquesa de Urfé describe en sus Memorias a Saint Germain: "se creía prodigio, quería sorprender y muchas veces lo lograba. Su tono era decidido, pero su naturaleza era tan estudiada que no desagradaba. Era un "sabio", hablaba perfectamente la mayoría de las lenguas, gran músico, gran químico, de una apariencia agradable y un maestro para atraer a las mujeres. Este hombre singular,
"nacido " para ser el primero entre los impostores, decía con un tono seguro y para salir del paso, que "tenía trescientos años, que tenía la panacea y hacía todo lo que quería con la naturaleza". Sabía cómo fundir los diamantes y de diez o doce pequeños, fabricaba uno del agua más bella sin que éstos perdieran un gramo. Todas estas operaciones eran para él sólo bagatelas. Asistía frecuentemente a las cenas de las mejores casas de la capital, pero no tocaba -comía- nada, diciendo que: su vida dependía del tipo de comida que comía (sangre de Transilvania) y que nadie más podía saberlo".

En todos los escritos que se conocen sobre Saint Germain, lo vemos emparentado con la alta aristocracia... tenía abiertas las puertas de las cortes europeas, y las peticiones que le hacían fueron más allá de las puramente espirituales, terapéuticas e industriales... "Llega a París a comienzos de 1758, rápidamente es invitado a los más famosos salones. Se presenta ante la marquesa de Pompadour, ésta, seducida, lo presenta al rey Luís XV que aprecia inmediatamente al brillante personaje y lo incorpora pronto al círculo de sus más cercanos. Compartía veladas enteras con la marquesa de Pompadour y Luís XV y se le recibía con respeto en casi todas las mansiones de París"...

A Saint Germain no se le conocía su nombre real, su origen, ni el estado de sus ingresos, cuya procedencia se desconocía; a todas estas interrogantes los franceses comenzaron a llamarle "hijo del diablo ", porque todo cuanto hacía era misterioso y no tuvo explicación para su momento. Entraba a los gabinetes de los príncipes sin que nadie lo autorizara. Teósofos como masones, antropósofos, rosacruces y la metafísica Conny Méndez, afirman que "nació " el 26 de mayo de 1696, hijo del último soberano de Transilvania, Ferencz II Rakoczi y la princesa Carlota Amadea de Hesse Rheinfels, en el castillo Rakoczi en los Montes Cárpatos. Recordemos que fue precisamente en Transilvania, donde se hicieron las primeras clonaciones humanas, (Frankestein) y apareció el famoso conde Drácula... (Saint Germain no comía alimentos normales, su dieta era sangre como ordenó en el Levítico 1:5-9 de aquel tiempo)... Le visitaban hombres de poder, relacionados directamente con la masonería: "También es entrevistado por el rey de Prusia, Federico II, de quien se dice fundó dos logias masónicas, y por el príncipe Federico Augusto de Brunswick, venerable de la logia masónica "A los tres globos del Universo" de Berlín..."

El Conde Saint Germain, usaba en aquella oportunidad un cuerpo merkabah de apenas 45 años, esto lo comprueba la anécdota que cuenta la condesa Von Geogy -ya anciana- quien lo había conocido antes en Venecia, (siendo ella joven) cuando fue reconocido por ella, él respondió sonriente: "yo soy muy viejo". A lo cual ella repuso: ¡Pero entonces debe tener casi 100 años! Y Saint Germain dio detalles que convencieron a la condesa, quien repuso nuevamente: "Me ha convencido, es usted un hombre sumamente extraordinario: un demonio". Ante lo cual él exclamó: ¡no pronuncie estos nombres! Y enseguida sufrió un temblor o calambre en todo el cuerpo y abandonó la sala inmediatamente, pues había sido descubierto, como el propio Lucifer, la carne de "salomón".

El Conde Saint Germain aparece públicamente en Londres, Inglaterra, en 1745, cuando es arrestado y acusado de espionaje, para luego salir libre al comprobarse sus andanzas en medio de la música, la prostitución de jóvenes, la burguesía y su riqueza invalorable, donde muchas veces paga con oro y diamantes el sexo de las jóvenes que violenta en sus aquelarres de Agartha, esto, dos años antes de su arresto. En 1758 se radica en París donde se acerca a rey y por ende, a toda su corte a la que asombra por sus dotes de mago y alquimia, que asocia a una transformación personal, solo en la nobleza y familias ricas donde logra recoger como discípulos suyos, a otros tanto-, merkabianos que pululaban en esas cortes esperando su venida.

Según el príncipe de Hesse-Cassel, que consideraba al conde como el más antiguo de los masones, y a quien le hizo confidencias, "muere" (abandona el cuerpo) allí el 27 de febrero de 1784, a la edad de 93 años. Sin embargo, físicamente aparenta sólo sesenta. Apenas se conoce la noticia, muchos se niegan a crecer en "la muerte" del Conde, y esto es muy claro, pues conocían las dotes de que Lucifer nunca muere, que aparece de tiempo en tiempo, siempre usando cuerpos de otras personas. Surgen los testimonios: algunos citan su presencia en un congreso masónico en 1785. Se lo ve en Venecia en 1788. Habría prevenido a María Antonieta de una inminente revolución al año siguiente En 1789 se presentó en Suecia para avisar al rey Gustavo III de un peligro. La condesa de Adhemar ha escrito que le vio con sus propios ojos durante la ejecución de María Antonieta y que la última vez que se le apareció, fue la tarde en que ella misma se preparaba para morir. Habría asistido al congreso de Viena en 1815. El célebre teósofo Leadbeater dijo haberle encontrado en Roma en 1901. Un inglés lo habría encontrado en París, bajo Luís Felipe, otros lo habrían visto en 1905 en el Tibet, algunos le vieron en Buenos Aires en 1910, luego en 1926 en Roma y se ha afirmado que participó en los sucesos políticos anteriores a la Primera Guerra Mundial y en la Revolución soviética de 1917. Estos datos, recuerdo, los tomé de la conocida Revista "Año Cero" Año VII No. 09-1296-74.

"La Blanca Voz" me dijo, tienes que escribir todo lo que más puedas sobre el Conde Saint Germain, pues la metafísica ha querido suplantar la imagen del Verdadero Jesús con Lucifer-Saint Germain. La historia de Jesús y su humildad, es opuesta a la de ese demonio que vivía en lujosos palacios como refiere Conny Méndez: "El Conde Saint Germain presentaba la invariable compostura, la conducta, el refinamiento y la cultura que caracteriza a los nobles de rango y educación. El conde era un acabado diplomático, un genio artístico, vivía eternamente, ya que por admisión propia su descubrimiento de un líquido especial lo había mantenido vivo durante dos mil años. Vestía sobriamente, de corte impecable y de las mejores telas, con medias de finísima seda. Por la magnificencia de sus joyas, se le juzgaba inmensamente rico, se rumoraba el crédito ilimitado que gozaba en todos los bancos del mundo y se cuchicheaban el lujo fastuoso en que vivía. Ostentaba dos valets de pie y cuatro lacayos uniformados en color tabaco con galones de oro. Se comentaba su gran colección de casacas que cambiaban a menudo y Ie unían eco sus botones, yuntas, relojes, sortijas, cadenas; se citaba un ópalo monstruoso y un extraordinario diamante que según él, muchas veces había dicho, era la corona de las luces del centro de Agartha".

Saint Germain se convierte desde ese tiempo, en el adorado de todas las escuelas ocultas, mistéricas, el ejemplo de las acciones del "portador de la luz " y es reconocido oficialmente como Lucifer. Inspira diferentes organizaciones aparte de la masonería, entre las más conocidas: la Metafísica, que invade al mundo desde Blavatski, hasta llegar a los movimientos actuales que hablan de él y sus demás demonios, o "maestros ascendidos'' que le acompañan.

Descarga GRATIS AQUÍ manual de Magia Celta

Fuente del articulo; armonicosdeconciencia.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu opinión sobre este artículo.